Cómo llevar el gato al veterinario

1. EL TRANSPORTIN

¿Cómo debe ser?

Lo ideal es que sea de plástico, para permitir una mejor limpieza y desinfección, y desmontable, para permitir la exploración del gato en la base del trasportín en determinadas ocasiones.

¿Dónde debo colocarlo en casa?

Se recomienda dejar el transportin abierto en una habitación tranquila de la casa introduciendo en su interior una manta, un colchón,… o cualquier elemento que lo haga agradable. De este modo, el gato lo usará a veces para dormir o como refugio y le resultará más familiar y menos estresante cuando lo usemos para su desplazamiento

¿Qué debo de hacer antes de introducirlo?

Si disponemos de Feliway spray debemos pulverizarlo 15 minutos antes. Pondremos una pulverización en el suelo, otra en el techo y una en cada esquina. Este producto lleva feromona facial felina favoreciendo que el transportin huela a su hogar.

Si mi gato no entra voluntariamente, ¿cómo debo introducirlo?

Hay varias maneras de hacerlo

  • Cogeremos al gato y lo llevaremos de espaldas hacia el trasportín evitando en todo momento que lo vea, lo meteremos de espaldas y cerraremos la puerta rápido.
  • Colocaremos el trasportín de pie y meteremos al gato cogiéndolo por las axilas.
  • Otra opción es desmontarlo y meterlo una vez desmontado.

2. EL TRASLADO AL VETERINARIO

Una vez dentro debemos cubrir el trasportín, con manta o similar. Si lo llevamos en coche debemos evitar los ruidos fuertes (evitar música alta, ventanas abiertas,…) para que vaya lo más tranquilo posible.

No destaparemos el trasportín hasta que el veterinario lo indique en la consulta. En la sala de espera no debe destaparse el animal, ni sacarse del trasportín y debemos evitar el contacto con otros animales.